OTRO REVOLCÓN A LAS REGLAS

Vuelve a cambiar el reglamento buscando acentuar el “buen judo” en el deporte del “camino a la flexibilidad”, con la mirada puesta en Tokio 2020.
La renovación se acordó el pasado mes de octubre en la reunión del Comité Ejecutivo de la FIJ, cuando se volvió a tratar la anterior modificación de las reglas en la competición. La reflexión trató la efectividad de las normas oficiales que comandaran los próximos Juegos Olímpicos. La variación marca con puntos claros la correcta ejecución para mostrar lo mejor del judo en el escaparate de origen.
La actualizada reglamentación pretende rescatar la esencia inicial del judo, centrando sus valoraciones únicamente en las máximas puntuaciones el IPPON y WAZA-ARI para exhibir la excelencia técnica en las citas deportivas.

Para ello, se reconquista la suma de Wazari, acabando con el mal entendido del proyecto anterior, que acumulaba la puntuación .

Con esta medida, crece la notoriedad del ippon, al que se asigna más valor y varias perspectivas. En primer lugar, se evaluará por la acción clásica que premia la caída de la espalda en el suelo, y por otra parte se podrá considerar la habilidad y vistosidad de la acción.
Esta ampliación del ippon prospera al mismo tiempo que el poder árbitral, responsable de honrar la habilidad técnica realizada con control y máxima eficiencia, lo que han denominado “Ikioi” = momento con fuerza y velocidad.”Hazumi” = habilidad con ímpetu, nitidez o ritmo. Es decir, la acción bella de la proyección será laureada con ippon , siempre que se distingan criterios de: Control, fuerza y velocidad en la técnica.

Este análisis le otorga al ÁRBITRO CENTRAL MAYOR PROTAGONISMO
y sus actuaciones deberán ser respetadas por los supervisores y la comisión de árbitros, que dejaran hacer su trabajo, sólo intervendrán cuando haya un error significativo. Sin embargo, esta medida exige simultáneamente más precisión en sus decisiones, porque se suma a la complicidad del reglamento, la interpretación arbityral en las proyecciones y en las sanciones, qué dificilmente podrán distinguir los no versados ni los Medios.

Aunque se elimina el desconcierto principal sobre el VALOR DE LA PENALIZACIÓN QUE AHORA NUNCA PUNTÚA A FAVOR DEL CONTRARIO, con la novedad de aplicar castigo a ambos atletas con doble hansoku-make para contrarrestar aquellas decisiones en las que eran difícil direccionar en los casos que un atleta hostigaba y el otro prolongaba el judo negativo.

LOS ÁRBITROS GANAN TERRENO para tener en cuenta todas las consecuencias en la asignación de las acciones, sin olvidar que la penalización nunca es una puntuación. Ahora la penalización que no decidirá el ganador, excepto si existe hansoku-make directo o acumulativo con la asignación del tercer shido que se convierte en hansoku-make. Cambio también en la extensión temporal de la técnica de oro cuando el combate no ha sido capaz de revelar un claro ganador, aunque se hayan producido shido por sanción, se continuara la competición en busca de puntuación ippon o waza-ri, o hansoku-make(directo o shido acumulativo) y sólo, sí en el tiempo regular se mantiene la igualdad, se tendrá en cuenta las sanciones anteriores o impuestas en el tiempo de desempate.

En el debate por la igualdad de género se suma el tiempo de combate que serán 4 MINUTOS PARA HOMBRES Y MUJERES.

EL AGARRE CLÁSICO SE ACENTÚA, cuando no se siga la tradición será penalizado por shido si no existe un ataque inmediato. En los casos limítrofes como la posición en flexión, donde se fuerza al oponente con ambos brazos para adoptar una posición de defensa sin ataque inmediato, será penalizado por shido por actitud de bloqueo, al igual que la sobreactuación que paralizaba la técnica progresiva. Esa progresión se pide también en la estancia dentro del área de combate, penalizando con shido cuando se pisa con uno o dos pies fuera sin ataque inmediato, o cuando no se produzca un regreso inmediato, entonces también será shido.
Otro tema que ha dado trama es el llamado “abrazo del oso” que exige en el ataque un mínimo de agarre, porque en los otros casos será motivo de sanción, al igual que el agarre de piernas o a los pantalones están prohibidos.
En suelo, el Kata-sankaku está permitido, pero tiene prohibido bloquear el cuerpo del oponente con las piernas, pero en el caso de que este agarre se produzca en tachi-waza será Mate. Por otro lado, las dudas surgidas de cuándo cuando se comienza el ne-waza, se exige tener ambos atletas las dos rodillas en el suelo. Muchos y delicados detalles excelentemente presentados con fotos representativas sobre los casos especiales, por la IJF en: http://99e89a50309ad79ff91d-082b8fd5551e97bc65e327988b44439….

El cambio quiere arrinconar el Judo negativo ampliando el doble hansoku-make cuando exista oposición al espíritu del judo. Aunque la Federación Internacional de Judo recuerda que los jueces deben actuar como mediadores antes de armar una dura decisión de descalificación y si no existe una decisión clara en la penalización, no deben sostener las decisiones drásticas que puedan arrebar la permanencia del competidor en el encuentro.

Almudena López

Foto ©Gonzalo Pérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies