EL EFECTO MARIPOSA DEL PRIMER MAESTRO

 
Cierren los ojos. Empiecen a pensar en su primera clase de judo. Quizá emanen recuerdos lejos de enseñanzas técnicas o de las destrezas físicas. Sus imágenes pueden ser distantes a lo que ahora les brota al pisar el tatami, pero seguramente serán mágicas. Ese instante esperanzaba disposiciones brillantes, ahora toca aceptar la senda recorrida y seguir inspirándose.
 
La primera enseñanza y presentación del judo, no es obra fácil, ha de ser generosa. El maestro tiene la responsabilidad de lucir esplendente la grandeza del judo. Enseñar es comunicar conocimientos, ideas, experiencias, habilidades y hábitos a alguien que no los tiene. La primera impresión, para bien o para mal, se mantiene viviente siempre. No sólo basta la voluntad individual de mostrar la acción, el aprendiz necesita apreciar las auténticas características valiosas del judo.
 
El discípulo merece una proyección brillante, y entregada, que consiga atrapar el interés del iniciado. En los años cándidos no se sabe porqué se elige este aprendizaje, ni siquiera se presiente el carácter de las acciones. La recepción es ingenua, aunque se impone la búsqueda de una experiencia especial.
 
El “sensei” debe de poner cuidado en el importante asunto de la enseñanza y mantener una escrupulosa disposición para educar, dar vitalidad, y entregar buenos valores, a la vez que estimula las aptitudes adormiladas del alumno. Es entonces, cuando destaca la buena preparación del maestro. Es necesario tener vocación, y buenos sentimientos internos, para poder despertar la grandeza profunda del alumno.
 
El docente tiene saber conjugar el impulso físico, a la vez que la ordenación mental de los valores humanos, para maximizar los rendimientos y paliar las deficiencias. Los alumnos no son algo tangible, ellos entran como seres anónimos, y serán insignificantes o ilustres, según sean sus primeros pasos en el tatami. Por ello, la manera de hilar de los primeros maestros marcara la trayectoria del fututo.
 
Los profesores infantiles, los eternos olvidados en las galas y en la prensa, son los verdaderos protagonistas del judo más visible, su cosecha será la que perdure en la mente de los judokas que mantendrán vivo el caudal deportivo. Toda la enseñanza está relacionada y repercute enormemente. El simple aleteo de los primeros profesores… puede cambiar el rumbo del judo.
 
Texto©️Almudena López.
Foto ©️Gonzalo Pérez.
 
 
#judobywoman #judo #mujerydeporte #enseñarjudo #senseijudo
#aprenderjudo #learnjudo #judo #judojapan #learnjudo #teachjudo #rfejyda #judoespaña #judojapan #judokodokan #ucm #csd #kodokan #periodismoynuevosmedios #periodismodeportivo #almudenalópez #Sportsjournalism #Sportsjournalismjudo #judoresearch

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies