CUENTO INFANTIL Los colores del judo

Quiero contaros el cuento del color de los cinturones.
– ¡Qué bien! Aclamaron los judokas.

«Cuando Jigoro Kano diseñó el judo, quiso distinguir el avance formativo del método, con algo visible. De esta forma, se determinó el cinturón blanco para los alumnos aprendices, y el cinturón negro, para los más avanzados. Sin asignar un tiempo determinado para pasar de un color a otro.

Pero entonces… los que comenzaban este aprendizaje, les costaba pasar tanto tiempo, sin recibir plácemes por el conocimiento que estaban logrando. Y de esta manera fue como apareció el color en el judo.
Así fue. Los regentes decidieron relacionar los colores del arcoíris al nivel de experiencia y conocimiento alcanzado, durante el trayecto al cinturón negro.

Pero entonces…los maestros dijeron: cómo puede ser que nosotros seamos igual que los que acaban de conseguir el cinturón negro… ¡Eso debe cambiar!
Así fue. Los regentes dijeron:
– Nombraremos los ascensos de experiencia de los más preparados con danes, serán sus escalones…

Pero entonces, los maestros más expertos dijeron: cómo vamos a tener el mismo color los veteranos que llevamos 20 años aprendiendo… ¡queremos ser diferentes!
Así fue. Los regentes dijeron:
– Bien, los judokas que llevan practicando más de 20 años, se colocaran el símbolo del color blanco/rojo y los nombraremos 6,7 y 8 dan.

Pero entonces… los maestros de edad avanzada dijeron: cómo vamos a llevar el mismo color los maestros más ancianos que llevamos toda nuestra vida aprendiendo y enseñando.
Así fue. Los regentes dijeron:
– Así será, los maestros que sirven de modelo por su dedicación y gran maestría, les daremos el color rojo, y los nombraremos 9 y 10 dan.

-Pero cuando todos estaban satisfechos y se mostraron de acuerdo, cayeron en la cuenta de que el fundador del judo, Jigoro Kano, necesitaba un color especial…»

-¡Ahhhhh!!! se despertó un murmullo en la sala donde los niños escuchaban el cuento.
Y la profesora preguntó: -¿qué color creéis que se puso el fundador del judo?

-El niño más avispado dijo:
-El fundador debería tener el mejor color.
La profesora dejo tiempo para que pensaran en ello y después dijo:

– El maestro Jigoro Kano quiso ser blanco, porque su sabiduría le llevó a comprender que los colores, y las distinciones, no pueden colmar el deseo de aprendizaje continuo. Jigoro Kano fue consciente que le quedaron muchas cosas por aprender.
-Queridos alumnos… cuando el conocimiento es más amplio y profundo, más se aceptan los déficits, por eso el fundador eligió ser blanco, como los principiantes.

El maestro Jigoro Kano es el único que no necesitó color para exponer su conocimiento. Él siempre insistió en seguir aprendiendo y cuestionandose sus avances, con la frescura e inocencia que muestran los aprendices en sus primeros pasos en el judo.

Y … colorín colorado, este cuento del color de los cinturones se ha acabado.

TEXTO Y FOTO: Almudena López

Blog: www.judobywoman.com

#judo #judobywoman #cuento #childishstory #cuentoinfantil#mujerydeporte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies