MUJERES CAPACES EN EL JUDO


Katiuska Santaella, Elisabetta Fratini, Lisa Allan y Almudena López.

El judo fue patrimonio masculino durante muchos años. En general, la actividad deportiva femenina ha tenido una aceptación lenta y reglada, guiada por los planteamientos médicos y sociales que definían el modelo femenino orientado a la maternidad y el cuidado de la familia.  

Las mujeres empezaron a practicar judo como un desafío, no se manifestaron motivos para instruirlas en una actividad que socialmente ensalzaba los «valores masculinos”. En un principio no hubo ninguna aspiración, simplemente se emprende el aprendizaje como una emocionante actividad de autodefensa, asociado a la necesidad de proteger a la mujer que cumplía con los deberes domésticos. La defensa personal fue la antesala del judo femenino, que comienza sin ninguna asignación deportiva.

En la actualidad, la presencia femenina ha crecido en el deporte, al igual que sucede en otros ámbitos de la sociedad, pero en el judo no se percibe un asentamiento participativo que armonice con el actual aumento de la mujer en el deporte -solamente mantiene una quinta parte sobre el registro global-. El entrenamiento de judo crea hábitos favorables para desarrollar las facultades físicas, intelectuales y morales que desarrollen la plena realización de la persona. Sin embargo, la sociedad encuentra mejores razones para la actividad femenina como la adquisición del atractivo físico que reclama la sociedad encauzado a alcanzar el modelo designado a la mujer.

Del mismo modo, los datos señalan una situación, aún, peor en las distintas vías de especialización, con pocas entrenadoras, arbitras y exiguos cargos de decisión y dirección de mujeres. Estas circunstancias requieren de una explicación razonada sobre este fenómeno para lograr mejorar el ideal de que todos trabajen en la medida de sus fuerzas y disfruten por igual de los beneficios, sin distinción por sexo. 

La investigación nos lleva hasta mujeres extraordinarias, profesionales con historias que han sabido brillar en un espacio limitado para las mujeres. Ellas desbordan su pasión por el judo entregando su preparación profesional y energía personal para lograr que sigan vivos los latidos del corazón del judo. Conocerlas aumenta el deseo de mejorar el judo femenino y rescata la fuerza que las dificultades debilitan. 

Texto: ©️Almudena López.

Blog: judobywoman.com

Dra. LISA ALLAN.Directora de Competición de la IJF y miembro del Comité Ejecutivo de la IJF. 

ELISABETTA FRATINI. Miembro oficial, gerente de los datos deportivos de la IJF.

KATIUSKA SANTAELLA. Miembro de la Comisión de Educación de la FIJ y Presidenta de la Federación Venezolana de Judo. FVJ

Blibliografia:

Investigación PH.D. «El tratamiento del judo femenino en la prensa española (1972-2012)”. A.López.(2019).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies