LAS DIFERENCIAS DEL PASADO AFECTAN AL PRESENTE

El judo femenino no fue considerado socialmente deporte hasta que no participó en los Juegos Olímpicos, hasta ese momento fue una actividad que ayudaba a mejorar la autodefensa de las mujeres, tampoco se prestó atención a otras voluntades más simples, cómo la mejora personal o la diversión.

El motivo de esta asignación no se puede demostrar con datos, si bien, la inclinación podría deberse a una tendencia social que buscaba argumentar la práctica deportiva femenina a las asignaciones adecuadas para las mujeres, según aparece en las informaciones rescatadas por la investigación de judo en la prensa, realizada en la Universidad Complutense de Madrid.

Además, el estudio demuestra que, en el pasado, existieron diferencias asignadas al género del participante. Se encuentran pruebas documentales en las informaciones que pueden resumirse en dos titulares “Atención: se aprueba la competición femenina” (1971) y “Las chicas podrán optar a los diferentes danes” (1973). Estos impedimentos no sólo limitaban la participación, también privaba del título de entrenadoras, jueces o regentes.

Las diferencias que vivieron las mujeres en el pasado afectan al presente debido a la organización escalonada del judo, dispuesta sobre los méritos en actividades que estuvieron prohibidas para las mujeres hasta los años 70. Además, explica la causa “real» de la baja representación femenina en los lugares de excelencia. Quizá esta distinción no tendría importancia en otros deportes, sin embargo, el judo es un deporte organizado jerárquicamente, aceptado y respetado por todos los especialistas, que asigna y visibiliza los grados relacionados con la experiencia y el conocimiento.

Con todo esto, me atrevo a sacar a la palestra, algo que hasta el momento no se ha dado importancia por considerar que la igualdad del presente siempre se respetó. En la actualidad han desaparecido estas restricciones femeninas, pero SE PARTE DE UNA POSICIÓN DESFAVORABLE, a causa de este retraso sufrido, que obliga a estar siempre a la carrera, motivo que DEBIERA TENERSE EN CUENTA SI SE QUIERE LOGRAR UNA SITUACIÓN JUSTA.

Igualmente, expongo una necesidad de conocer y contextualizar la práctica femenina con una atención reparadora en todos los sentidos, ya que actualmente SÓLO SE DESTACA A LAS COMPETIDORAS COMO MODELO DE LA ACTIVIDAD FEMENINA EN EL JUDO. Se ha pasado del enfoque exclusivo de la defensa personal, al del valor competitivo, por ser la acción más rentable del presente, como única manera de reconocer a las mujeres en el judo. De esta forma, SE VUELVE A ORGANIZAR CAPRICHOSAMENTE EL JUDO FEMENINO.

TEXTO:@Almudena López

Blog:www.judobywoman.com

Blibliografia:
Investigación PH.D. «El tratamiento del judo femenino en la prensa española (1972-2012)”. A.López.(2019).

3 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies