EL VALOR DEL JUDO A FUEGO LENTO

Hay quien dice que el judo está decaído.
No hay tal decadencia, ni mucho menos. Vivo, muy vital y boyante se conserva este arte, y su afición formativa se sigue extendiendo en las escuelas.
 
El hecho de no aparecer en la prensa no define al deporte ni a sus beneficios, sin embargo, el querer aparecer o triunfar apresuradamente puede relegar los dones que gozan la actividad.
 
Es importante seguir enseñando lo básico, agarrar “kumikata” y desequilibrar “kuzushi”, después vendrá todo lo demás.
 
La motivación de tirar al suelo cuando sitúas a un niño en el tatami, es un instinto. Pero hay que ordenar, encaminar y dirigir el combate para enseñar bien la forma de luchar. Se debe hacer comprender al alumno que el judo es un juego de fuerzas, un “USO EFICIENTE DE LA ENERGÍA”.
 
Esta es la tarea más ardua del profesor “sensei”. Es una tarea titánica y una labor paciente e inapreciable en un principio, hasta poder manejar los giros y direcciones con soltura. Sin embargo, es el camino para que espontáneamente pueda germinar un gran judo, capaz de tomar cualquier rumbo. Crear una base amplia, es la mejor manera de entender el judo, afinando cada detalle hacia su destino.
 
Hay que distinguir entre llegar al instante y el lanzamiento impresionante al suelo, del añorado “Ippon”. El reto es entender cómo conseguirlo, para poder repetir ese momento, de esta forma, algún día. Automatizarlo, uniéndo la acción a las habilidades del deportista.
 
El judo competición y el judo formación generan discurso, no obstante, debe inspirar grandes preguntas a los maestros. Debiera ser cómo un viaje de ida y vuelta, el de la comprensión y la expresión del judo. Después vendrá el judo de acción.
 
No sólo se debe hacer, también se necesita enseñar a pensar, a usar la relación de las fuerzas. No sólo mostraremos el aprendizaje por imitación, ya que esa forma puede limitar a los que no tiene la fortuna de contar con cualidades innatas de iniciarse a la primera. Lo fundamental es entender la conexión, para despertar la motivación por aumentar el aprendizaje del judo.
 
Del mismo modo, para que la competición no suponga un alto impacto emocional, se debe tener una base que responda automáticamente a las posibles situaciones deportivas, que además de buscar la victoria, disfrute del reto de conseguirla.
 
Como ejemplo, la actual decisión reglamentaria en la competición para atraer la atención mediática, impulsa al entrenamiento de técnicas de cadera “koshi” que premian más y mejor, arrancan del suelo y aseguran la conclusión final del “ippon”. Esto enfoca hacia grandes técnicas de fuerza de cadera y levantamientos que muestran la elevación del suelo. Esta circunstancia saca el estoicismo del profesor que debe seguir la escalera sin perder su trayectoria de la correcta enseñanza.
 
El judo original, la enseñanza pausada de los “ashí”, pueden regalar con menos físico, más resultado. El aprendizaje del momento de la proyección “kake”, es difícil, no se conseguirá , si no hay un conocimiento amplio, articulado y esculpido del JUDO A FUEGO LENTO.
 
Texto©️Almudena López.
Fotos ©️Gonzalo Pérez.
 
#judobywoman #judo #mujerydeporte #enseñarjudo
#jigorokano #aprenderjudo #learnjudo #judo #judojapan #learnjudo #teachjudo #PHDay #rfejyda #judoespaña #judojapan #judokodokan #ucm #csd #kodokan #periodismoynuevosmedios #periodismodeportivo #Sportsjournalism #Sportsjournalismjudo #judoresearch

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies