NUEVOS AIRES PARA EL JUDO

El coronavirus ha trastornado nuestra práctica, aunque nos da la oportunidad de destacar su característica como itinerario flexible. Esto nos obliga a emprender una búsqueda en profundidad sobre la base del judo, alejado del contacto prohibido, a través del desarrollo técnico y moral, sobre la intención de subvertir la limitada acción del combate restringida en estos tiempos.

Ante esta complicada situación, nuestra atención se centra en la esencia para empezar a caminar en una trayectoria que no podemos cambiar, porque este estado no depende de nosotros, asi que no queda más remedio que aceptar todas estas limitaciones ambiguas y resistir buscando una respuesta a nuestra estrechez.

Estamos en pausa, nos limitan, y esto nos ha producido un intervalo de reposo, una detención física que no puede impedirnos nuestro desarrollo personal y nuestra labor docente y competitiva. El momento determina la necesidad de buscar alternativas, al tiempo que regala la virtud de reajustar la escala de nuestra propia mirada, con nuevos pasos, y secuencias, que hasta el momento pasaban desapercibidos. Ahora, el judo se nos presenta más pequeño, más sencillo y más puro. No se puede desarrollar su acción completamente, no se puede luchar, sin embargo, resiste con más deseo que nunca, eliminando la apariencia y aumentando su dimensión y beneficios.

El judo vuelve sin categorías, sin variaciones de fondo y compartiendo el deseo de echar a andar mientras se escucha el susurro interno del progreso. Nos obliga a aceptar y despertar acciones y pensamientos sin prisa por llegar, aceptando la maravilla de lo inesperado, donde la preocupación es cuidar a nuestros alumnos y competidores, y volver a darles nuevas vivencias de distinta forma, pero con la misma pasión.

Estamos en un momento de prudencia con espíritu de observación positiva para ganar nuevas perspectivas, y avanzar, sin perder el regocijo y la necesidad de seguir entrenado con entusiasmo. Por encima de todo, es importante valorizar este tiempo de grandes variaciones, y de esta manera explorar los intersticios del judo, recomponer las fisuras y desarrollar una noble docencia sin más, a pesar de estar obligados al menos.

Este desarrollo práctico e intelectual requiere de un esfuerzo, y una explicación lógica, que aclare a los profanos del judo las otras actuaciones de las artes marciales, distintas al ejercicio de la lucha y al avance olímpico, porque este tópico frena sus otras vertientes de formación, salud y progreso.

Desde la FMJudo y D.A. nace la promoción de “Judo Limpio” con la intención de destacar lo provechoso que resultan sus actividades en la mejora de la educación física y el desarrollo mental, junto al aprendizaje de valores y emociones, como parte esencial del proceso de prosperidad personal, que puede ayudar a restablecer el debilitamiento causado por esta crisis.

Por tanto, estamos preparados para seguir desarrollando nuestro ejercicio de forma respetuosa y adecuada, tal y como exige el protocolo de actuación social.

Texto: Almudena López
Foto: Gonzalo Pérez

*JUDO LIMPIO : Método puente propuesto por FMJudo y D.A. (2020).

#quierohacerjudo
#judolimpio
#judoenmadrid
#fmjudo

 
 
 
 
 

2 Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies