LA ACTUAL CARA FEMENINA DE KODOKAN

«Desde el octavo piso de Kodokan, apenas se distingue los rostros de los trajes blancos que se mueven componiendo los acordes del judo original. No siempre. El primer día que llegué a ese lugar, mis ojos inmediatamente se enfocaron en Hinako Akiyama, una joven japonesa con cinturón negro de raya blanca, dispuesta entre los maestros de excelencia.  A partir de ese momento, nació mi curiosidad por conocer a esa maestra que enseña en centro de referencia del judo mundial, en el que sólo los varones han logrado el grado 10º dan».

HINAKO AKIYAMA.  Departamento de Educación e Instrucción.  DEPARTMENT KODOKAN JUDO INSTITUTE

Entrevista

Hay varias formas de interpretar y dar valor al judo. Sólo algunas personas reflejan el judo como Jigoro Kano lo sentía, lo soñaba y lo imaginaba. Akiyama Sensei, es una de ellas. Enseña judo con grandes objetivos, centrándose en acciones pequeñas, eso le hace centellear discretamente. Esta moderada forma de actuar genera misterio hacia esta mujer que brilla en el tatami sin necesidad de medallas. Una forma que debiera de estar en alza en un deporte que se vanagloria de ser “algo más” que un deporte olímpico.

Apasionada por su trabajo, buena técnica y excelente comunicadora. Formada académicamente para gestionar aquello que rodea el progreso personal, a través de la educación física. Volcada en la enseñanza de judo, trabaja en Kodokan. Es consciente de sus limitaciones actuales, no tiene permiso para dirigir clases masculinas de adultos, sólo colabora con los visitantes extranjeros, pero eso no le hace descuidar su trabajo riguroso.

Su estado siempre refleja equilibrio y sensatez. Sabe moderar sus acciones en cualquier situación con entereza. Akiyama Sensei tiene talento, conoce exhaustivamente la técnica y utiliza la dosis de fuerza necesaria para explicarla de forma muy femenina, con empatía, simpatía y ternura. 

Almudena López y Akiyama sensei, en la entrevista en el Instituto Kodokan.

-Sensei Akiyama, usted es una instructora respetada, y muy bien considerada, en Kodokan. Ha llegado a un lugar privilegiado. ¿Cómo se ha preparado para estar contratada de Kodokan?

-Me he preparado académicamente, soy licenciada en Educación Física por la Universidad de Hiroshima. También, soy cuarto dan de Judo Kodokan.

– ¿Dónde comenzó a practicar el judo?

Comencé en un club de barrio.

– Ha participado en el «Proyecto Jita-Kyoei Japón-Asean» compartiendo la sistematización japonesa y los ideales en Judo para contribuir en la evolución de las personas y al desarrollo de las sociedades. ¿Cómo fue su experiencia?

– Enseñé judo en Jordania entre julio de 2013 y junio de 2016. Este proyecto ha marcado mi carrera docente. Con esta experiencia he comprendido otras maneras de entender el judo. Este programa saca beneficio para ambas partes implicadas. En Jordania ayudé a difundir el judo Kodokan, aunque también mejoré mi forma de enseñar.

– ¿Qué labor realiza en el Instituto Kodokan?

Soy instructora. Estoy a cargo de la clase de niños y la clase de mujeres.

– Para el judo femenino mundial usted puede ser un modelo a seguir para otras muchachas. ¿Es consciente de ello?

No sé cómo me ven fuera de Japón. Yo trabajo enseñando Judo en el lugar donde se inició el judo, y aquí llegan personas de todo el mundo. Para mi, es un placer enseñar judo a gentes de todos los lugares.

– ¿Ha competido alguna vez?

– En mis primeros años, gané una medalla de bronce en el Campeonato Nacional juvenil de Japón.

– ¿Con qué edad comenzó a practicar judo?¿Por qué ?

Tenía 7 años. Desde pequeña he sentido una gran admiración por el ejercicio físico. Mi madre tenía amiga de maestra de judo, y la recomendó el judo. De esta manera comencé con el judo.

– ¿Tiene algun referente de judo en su familia?

Mis padres no han tenido ninguna experiencia en judo. Mi hermano mayor y mi hermana menor aprendieron judo durante 5 años, pero nada serio.  Sólo yo he seguido vinculada a este deporte.

– ¿Dónde se inició en el judo?

– Empecé el judo en un pequeño club local de barrio.

– ¿Desde qué año trabajas como instructora en Kodokan?

Ya han pasado más de cuatro años desde que empecé a trabajar aquí, comencé en julio del año 2016.

– ¿Qué sintió cuando comenzó su trabajo en Kodokan?

Me sentí ansiosa y emocionada.

– ¿Qué siente cada día en tu trabajo en el Instituto Kodokan?

– Estoy muy orgullosa de realizar este trabajo. Me siento muy satisfecha con mi tarea, cada día surgen oportunidades de aprender cosas nuevas. Podría decirse que soy feliz todos los días.

– ¿Tienes miedo de no hacerlo bien en algún momento?¿Estás seguro en tu trabajo diario, o haces preguntas a personas de confianza?

– No tengo miedo. Mis colegas, y jefes, siempre me ayudan. Les respeto, y confío en ellos. Disfruto esta oportunidad y de los desafíos que aparecen en la labor docente.

– ¿Qué te ha proporcionado el judo?

– Me ha concedido mucha felicidad, amigos y la pertenencia a la gran familia del judo.

 

Akiyama sensei. FOTO: Kozo Tsumura.

– ¿Qué quiere aportar usted al judo?

– Quiero mostrarle a la gente la grandeza de Judo Kodokan, y con ello, hacer feliz a la gente.

– ¿Cómo entiende su “do” en el judo?

– Mi camino es seguir aprendiendo más judo y quiero difundir las enseñanzas adquiridas.

– ¿A qué mujer admira en el judo?

– A mi compañera de universidad, Yuko Fujii, ella ha conseguido ser entrenadora nacional de un equipo masculino. Ha logrado un reconocimiento por su trabajo y con ello un lugar destacado en el judo mundial. Es un ejemplo.

– ¿Tiene amigos fuera del judo?

– ¡Claro que sí! Tengo mis compañeros de clase, amigos en distintos lugares y de diferentes edades.

– ¿Qué piensa tu familia sobre su ocupación?

– Todos me apoyan. Están orgullosos de mí.

– ¿Es la misma de siempre, o se siente diferente desde que realiza este trabajo?

– Soy casi igual, no he cambiado desde hace mucho tiempo.

«Entiendo las características de las mujeres y trabajo según sus necesidades».

– ¿Cómo percibe el judo femenino fuera de Japón?

Sólo me atrevo a hablar del judo de Jordania, porque estuve enseñando judo durante tres años. Allí las mujeres les gusta hacer judo, pero socialmente no lo reconocen como un deporte adecuado para ellas.

– ¿Qué esperas del Judo Femenino?

– Quisiera que aumentara el número de mujeres practicando judo.

– Para lograr esto, ¿Cree que tiene que cambiar algo?

– No tengo la autoridad de contestar una cosa así, pero puedo decir que los hombres y mujeres son diferentes, por eso las enseñanzas deben ser diferentes.

– ¿Hay distinciones en la enseñanza en el Instituto Kodokan?

– En Kodokan las mujeres no entrenan a los hombres, sólo a los niños y adolescentes. Yo me encargo de grupos infantiles, y de mujeres, también colaboro en las labores de enseñanza con los extranjeros.

– ¿Cómo le tratan los judokas internacionales que van de visita al Instituto?

– Siento que les gusto y me respetan. Me siento apreciada por ellos.

– ¿Qué actitud tienen los visitantes extranjeros?

No cambia mucho. Me parece que ellos disfrutan del judo con el corazón.

– ¿Cómo son sus clases infantiles?

– Enseño los niños como lo haría una madre, no soy estricta con ellos. Los niños mejoran esforzándose voluntariamente.

– ¿Y sus clases de mujeres?

– Entiendo las características de las mujeres y trabajo según sus necesidades individuales.

– ¿Tiene algún truco en su docencia?

Siempre insisto en acentuar la necesidad que los judokas deben aprender a pensar sus acciones.

– ¿qué destaca en sus clases femeninas “Kodokan Joshibu” ?

– Joshibu es muy tradicional. No entrenamos los combates. Practican básicos de judo, kata y «judo buyo”.

Akiyama sensei. FOTO: Kozo Tsumura.

«Quiero hacer feliz a la gente a través de la práctica del judo».

– ¿Cuál es tu objetivo en su trabajo como profesora de judo en Kodokan?

Quiero hacer feliz a la gente a través de la práctica del judo. Impulsando y mejorando los principios básicos del judo Seiryoku – zenyou (uso eficiente de la energía) y Jita -kyoei (desarrollo mutuo).

– Gracias Sensei Akiyama, estoy muy agradecida por facilitarme esta entrevista. Le deseo salud para que continúe su trabajo, mantenga esa generosa energía que desarrolla con tanto talento. Usted es un modelo a seguir. Una “judoka que inspira”. Gracias.

-Thanks 🙂 Me siento honrada de oirte eso. Seguiré haciendo lo mejor que pueda. Y espero sea todo lo mejor!!!

Entrevista realizada por la periodista Almudena López.

«Su discreción ha originado que la entrevista se labre en varios momentos, algunos frente a frente en Tokio, otros observando sus clases en Kodokan y algo por escrito». 

Almudena López, Hinako Akiyama y Yee Ling Ngo en Nippon Budokan.

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies