EL COMPLEJO USO DE LOS PRINCIPALES TÉRMINOS DE JUDO

En la comunidad de especialistas de lengua española, existe una confrontación continua sobre el uso correcto de la grafía del término que define a este deporte. Por un lado, están los partidarios de escribir judo, y por otro, los que defienden que se escriba yudo. La primera forma de escritura, respeta el uso original y universal del término, y la segunda, se adapta a las reglas gramaticales de la lengua española que busca sincronizar la grafía Judo y /yudo/ como su forma de pronunciarlo.

Aunque, la confusión más significativa aparece con el término judo frente a yudo, se intuye un desconcierto entre algunos especialistas para escribir la palabra que nombra “a la persona que realiza judo” y la que denomina “la indumentaria del judoka”. Voy a intentar poner negro sobre blanco para facilitar la elección de las palabras.  

En España, los informes oficiales, las referencias deportivas, la literatura especializada y los medios de comunicación tienen un uso extendido y continuado de la grafía “judo”.  Sin embargo, el presente estudio encuentra un uso confuso en la prensa del término judo.

Por ejemplo, en las informaciones del diario EL PAÍS se observa se cae en la confusión de escribir las dos formas en la misma pieza informativa con un vaivén entre las dos formas de escribir, la usada universalmente y la corregida por la gramática española. Este enredo causa desconcierto entre los lectores e incluso entre algunos especialistas del judo español.

Del mismo modo, las instituciones emplean Judo en todos sus comunicados, respetando el término original, sin embargo, cuando hace referencia a la persona que realiza judo, el término más usado es judoca, aunque, la Real Academia de la Lengua Española define Yudoca como término correcto.

Sin embargo, la grafía original utilizada en toda la comunidad del judo mundial es es judoka, que concuerda con la forma del sistema de escritura japonesa Romaji. Intentemos explicar su raíz.

Judoka  que tiene su origen etimológico a partir del sufijo “-ka”como formador de sustantivo. En japonés “–ka” tiene tres significados: Especialista., Personalidad y Familia. En nuestro caso, formamos otro sustantivo añadiendo el sufijo “-ka” para señalar la designación como especialista, la “persona que ejerce…”(柔道家jûdôka. 

Además, este término no señala el sexo, en japonés no existe diferenciación de género en los sustantivos ni en los adjetivos, ni siquiera cuando se refieren a personas y en la mayoría de profesiones. Existen otros sufijos con un matiz diferente, pero() –ka, junto a judo señala la profesión deportiva a la que nos referimos.

Aunque “yudoca” sería la versión más adecuada en la gramática española, no observamos en nuestra investigación* un uso de esta palabra, en cambio se establece una confusión sobre el empleo de estos finales de palabra “-ca” y “-ka”Además, si corregimos la grafía “judoca” sólo cumplimos una parte de la palabra con las normas lingüísticas españolas requeridas por la RAE, pero, no en la totalidad de la palabra.

De la misma manera, la comunidad no tiene claro la grafía para definir «el uniforme deportivo del judo”. A la llegada del judo en España se llamó kimono o quimono , pero eso se modifica a favor del término oficial “judogi», que corresponde a la denominación original en japonés en el sistema Romaji.Sin embargo, hay una confusión entre el uso gramatical español con judogui, yudogui y yudogi. 

Motivo que me lleva a aclarar:

El término correcto en la comunidad de especialistas mundial es la grafía judogi con la fonética /yudogui/. El término en el sistema japonés se compone de un sufijo formador de sustantivo “-gi” , con único significado: Uniforme de…Judogi nombra la indumentaria que se utiliza para practicar judo. Siguiendo las normas lingüísticas españolas, debería escribirse yudogui, pero esta palabra no aparece en el diccionario de la RAE, tampoco las grafías judogui ni judogi. 

En resumen, recordemos que este deporte tiene codificado toda su terminología para facilitar la comunicación entre toda la comunidad. Por los países occidentales emplean los términos originales del silabario japonés llamado Romaji, que trascribe los Kanji originales diseñados por su fundador Jigoro Kano, para facilitar la comunicación del conocimiento de la nomenclatura del judo en cualquier parte del mundo.

Sin necesidad de forzar la escritura a favor de la norma gramatical, o sobre el cumplimiento original, defiendo el uso de los términos originales “judo”, “judoka” y “judogi”,porque relacionan la grafía con la semántica, es decir, el significante con el significado asignado desde su génesis. Además, favorece la comunicación, en la era actual , dónde se manejan términos globales en todos los campos. Por tanto, no tiene sentido cambiar el término que define la génesis del deporte, si buscamos relacionarnos mundialmente a través de este arte deportivo.

*Información rescatada de la Tesis Doctoral “El tratamiento del Judo Femenino en la Prensa española (1972-2012)”. A, López. (2019).

TEXTO: @Almudena López.

FOTO:  @Gonzalo Pérez.

3 Comments

  1. Muchas felicidades por tu entrega y dedicación en la investigación del Judo.
    En mi opinión, se deben respetar las palabras extranjeras y no querer adecuarlas a nuestro idioma.
    Saludos cordiales desde México.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies