BUCEAR

Justo un año de la fotografía de @gonzaloperezmata y con el recuerdo me llega una sutil añoranza de las cristalinas aguas turcas.

BUCEAR

Allí estoy, encima y debajo de tanta belleza. Apenas recuerdo el desafío de sumergirme, algo me resuena silencioso en un profundo azul infinito, con unos suaves zumbidos que repican soledad y deseo.

El buceo me lleva al reto de tocar el suelo, y con ello el juego de aceptar la espera y enderezar el impulso, es decir, compensar el descenso, con el ascenso, en ese mágico tiempo sin calma, ni tumulto.

La aventura marina difumina la atormentada serenidad de la superficie, y regala diseños de poder interiores, para siempre… mientras la acción provoca la necesidad de orden. Es como todo, depende del manejo de energía, la inmersión precisa el mínimo consumo y el máximo equilibrio, entre poder bajar y volver a subir.  

En mis espejismos, la mar se arremolina difuminada con la presencia de un armonioso juego entre rivalidades y debilidades propias, donde el entorno aparece como una provocación del hacer, y la profundidad como la necesidad de desaparecer. 

Bucear en un garzo turquesa, trasforma la actividad en quietud, y eleva el espacio interno hacia un apetecible infinito perdurable.

Y, mientras mis ojos apuntan allí, la hazaña la siento aquí. 

TEXTO: Almudena López. 

FOTO:Gonzalo Pérez.

 #Bodrum #Turquía #energía #interior

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies